CAPACITOS DE COMUNIÓN

Todo surgió cuando mi hijo hizo su primera comunión. Llegó el Corpus y como manda la tradición había que ponerle al niño unos pétalos en una bandeja o cesta. Sinceramente… no veía yo a mi marinero con esos aparejos. Que no digo que no estén bien, pero a mí no me molaban lo suficiente, y a él tampoco. Así que empecé a maquinar otras posibilidades. Miraba y no veía más que capazos y peces por todas las partes… ¡¡¡Y me encantaba la combinación!!! Cogí un capazo pequeño y le pinté un pez.  Él fue tan contento… y yo también.

Más de uno he vendido en diferentes colores… uno muy especial a una mamá embarazada que quería meter dentro a su bebé y hacerle unas fotos… me hubiera encantado verlas…

Luego han ido surgiendo encargos. Trabajos muy interesantes. Retos con los que disfruto mucho. Veo el vestido y creo algo que le encaje. Soy consciente de lo especial que es. Así que le dedico tiempo y le pongo mucha sensibilidad. Busco lazos, tules, puntillas, flores, colores… todo lo que  se me pueda ocurrir para que el capazo esté a la altura del momento.

Es muy gratificante verl@s en su día, con una de mis creaciones.

He aquí el último de la colección:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. SABER MÁS

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar